.

.

GRACIAS POR VISITARME !!!
GRACIAS POR VISITARME...!!!
.
..
...
..
.

"De tanto ver triunfar las insignificancias, de tanto ver prosperar la deshonra, de tanto ver crecer la injusticia, de tanto ver agigantase los poderes en las manos de los malos, el hombre llega a desanimarse de la virtud, a reírse de la honra, a tener vergüenza de ser honesto..."

Ruy Barbosa Escritor, jurista, político, diplomático. Nac.brasilero,1849-1923

.
..
...
..
.

martes, 1 de diciembre de 2009

En recuerdo del bisabuelo valenciano !!!!!!

.
.


HISTORIA DE LA IMPRENTA MODERNA

Hasta 1449 y aun en años posteriores, los libros se difundían en copias manuscritas por copistas, muchos de los cuales eran monjes y frailes dedicados exclusivamente al rezo y a la réplica de ejemplares por encargo del propio clero o de reyes y nobles. A pesar de lo que se cree, no todos los monjes copistas sabían leer y escribir. Realizaban la función de copistas, imitadores de signos que en muchas ocasiones no entendían, lo cual era fundamental para copiar libros prohibidos que hablasen de medicina interna o de sexo. Las ilustraciones y las letras capitales eran producto decorativo y artístico del propio copista, que decoraba cada ejemplar que realizaba según su gusto o visión. Cada uno de sus trabajos, podía durar hasta diez años.

La imprenta había sido inventada por los chinos siglos antes, pero en la alta Edad Media se utilizaba en Europa para publicar panfletos publicitarios o políticos, etiquetas, y trabajos de pocas hojas; para ello se trabajaba el texto en hueco sobre una tablilla de madera, incluyendo los dibujos -un duro trabajo de artesanía-. Una vez confeccionada, se acoplaba a una mesa de trabajo, también de madera, y se impregnaban de tinta negra, roja, o azul (sólo existían esos colores). Después se aplicaba el papel y con rodillo se fijaba la tinta. El desgaste de la madera era considerable por lo que no se podían hacer muchas copias con el mismo molde. Este tipo de impresión recibe el nombre de xilografía.

Cada impresor fabricaba su propio papel, estampando una marca de agua a modo de firma de impresor. Por estas marcas de agua es por lo que se conocen sus trabajos.

En este entorno, Gutemberg apostó a que era capaz de hacer a la vez varias copias de la Biblia en menos de la mitad del tiempo de lo que tardaba en copiar una el más rápido de todos los monjes copistas del mundo cristiano y que éstas no se diferenciarían en absoluto de las manuscritas por ellos.

Pidió dinero a un prestamista judío, Juan Fust, y comenzó su reto sin ser consciente de lo que su invento iba a representar para el futuro de toda la Humanidad.

En vez de usar las habituales tablillas de madera, que se desgastaban con el uso, confeccionó moldes en madera de cada una de las letras del alfabeto y posteriormente rellenó los moldes con hierro, creando los primeros "tipos móviles". Tuvo que hacer varios modelos de las mismas letras para que coincidiesen todas entre sí: en total, más de 150 "tipos", que imitaban la escritura de un manuscrito. Había que unir una a una las letras que se sujetaba en un ingenioso soporte, mucho más rápido que el grabado en madera y considerablemente más resistente al uso.

Como plancha de impresión, amoldó una vieja prensa de vino a la que sujetó el soporte con los "tipos móviles" con un hueco para las letras capitales y los dibujos. Estos, posteriormente, serían añadidos mediante el viejo sistema xilográfico y terminados de decorar de forma manual.

Lo que Gutemberg no calculó bien fue el tiempo que le llevaría poner en marcha su nuevo invento, por lo que antes de finalizar el trabajo se quedó sin dinero. Volvió a solicitar un nuevo crédito a Juan Fust y, ante las desconfianzas del prestamista, le ofreció formar una sociedad. Juan Fust aceptó la propuesta y delegó la vigilancia de los trabajos de Gutemberg a su sobrino, Peter Schöffer, quien se puso a trabajar codo a codo con él al tiempo que vigilaba la inversión de su tío.

Tras dos años de trabajo, Gutemberg volvió a quedarse sin dinero. Estaba cerca de acabar las 150 Biblias que se había propuesto, pero Juan Fust no quiso ampliarle el crédito y dio por vencidos los anteriores, quedándose con el negocio y poniendo al frente a su sobrino, ducho ya en las artes de la nueva impresión como socio-aprendiz de Gutemberg.

Gutemberg salió de su imprenta arruinado y se cuenta que fue acogido por el obispo de la ciudad, el único que reconoció su trabajo hasta su muerte pocos años después.

Peter Schöffer terminó el cometido que inició su maestro y las Biblias fueron vendidas rápidamente a altos cargos del clero, incluido el Vaticano, a muy buen precio. Pronto empezaron a llover encargos de nuevos trabajos. La rapidez de la ejecución fue sin duda el detonante de su expansión, puesto que antes la entrega de un solo libro podía posponerse durante años.

Actualmente, se conservan muy pocas "Biblias de Gutemberg" -o de 42 líneas- y, menos aún, completas. En España se conserva sólo una, completa.

La Biblia de Gutemberg no fue simplemente el primer libro impreso, sino que, además, fue el más perfecto . Su imagen no difiere en absoluto de un manuscrito. El mimo, el detalle y el cuidado con que fue hecho, sólo su inventor pudo habérselo otorgado.

(fuente web)

.


..

Que de recuerdo agolpan mi ser viendo esta imagen, aspiro aromas de tinta y papel y el ruido acompasado de la prensa, luego los diarios se doblaban a mano, sentada en la inmensa cocina de mis tias abuelas, realmente era un placer!!!!!!.

.

Martha
.
.

16 comentarios:

Genín dijo...

Yo trabajé en una famosa Litografia como ocho años, en Caracas, de gerente de Marketing, así que el olor a tinta me llegaba poco...jajaja
Pero fue uno de los trabajos mas agradables que tuve en mi vida, guardo muy gratos recuerdos de esa epoca en que todavia era virgen a muchas malas vainas...
Besitos y salud

azul dijo...

Mi padre trabajaba tambien en una imprenta, precisamente una de las pocas fotos que tengo expuestas en casa es una trabajando en ella...

Me traía cuentos troquelados,más bonitos...

Pero me ha encantado todo lo que explicas en tu entrada porque no tenia ni idea....muy interesante

Un beso

La terapia de Rafaela dijo...

Vaya lindo artículo que has traído, yo también trabajé en Fotocomposición de El Día de Montevideo, cuando la computadora vino a remplazar la linotipia.
Lo que me gusta de la historia de Gutemberg, es que fue hasta donde y pudo y donde lo dejaron persiguiendo su objetivo su proyecto. Además este invento nos ha dado muchas satisfacciones, poder leer libros reservados para pocos.

besos

Malena dijo...

Ha sido muy interesante leer tu post pues del origen de la imprenta solo sabía que se debía a Gutemberg pero jamás me pude imaginar que sufriría tanto después del legado que había hecho a la humanidad.

Gracias por toda esta información, Abu.

Mil besos y mil rosas.

estoy_viva dijo...

Que maravilla como describes lo que se hacia y como se hacia en aquellos tiempos, es algo bonita contar y proteger lo que se hacia en aquellos años.
Con cariño
mari

mariajesusparadela dijo...

Ya es la segunda alusión al tema que te leo...y es la segunda vez que me parece que estas empezando a relajar un poquito tu necesidad de anonimato...

arobos dijo...

Gran invento la imprenta. Ha transformado el mundo del saber y de la comunicación, y aunque los libros electrónicos y las pantallas del ordenador se empeñan en sustituir a los libros de papel, no superan esa calidez del libro entre las manos. Saludos.

josep estruel dijo...

Hola ABU.
A mi las máquinas antiguas son mi debilidad. Si tubiese dinero y espacio tendría un museo. Ahora solo tengo unas cuantas cosas electricas.
A unos 20 km de donde vivo, habilitaron una vieja fábricay lo hicieron un museo, y cada 6 meses van cambiando. Unas veces son del textil, otras mecánicas.... y hace cosa de 6 o 7 años la imprenta.
El sistema que emplean es el mismo que los señores que compran coches de época y los reconstruyen.Un viejo ingeniero y yo, nos comprometimos en "montar" aquella exposición tan bonita. No quiero equivocarme mucho, pero de todo lo que reconstruimos era:
una "Minerva", funcionaba a pedal y fue comprada a una casa alemana con representación en Madrid y Barcelona.(medio rota claro) Otra fue "La Victoria",
(asi la llamaban). También había una "Mansfeld", una guillotina alemana fabricada en Leipzig. Y por nombres la ultima que recuerdo era una "Heidelberg",(creo que se escribe así)era una impresora automática que se diferencia de las anteriores en que no hay que alimentar el papel a mano.

Abu, me has dado una alegría al poner este post.
Un beso.

Rita dijo...

Tiempos pasados, yo también se de eso, mi hermano el mayor también trabajaba en una imprenta, yo tengo esos recuerdos y te entiendo, que distintas son ahora las cosas, quien le iba a decir a su inventor que esto se perfeccionaría de este modo, un beso amiga

Cornelivs dijo...

Lindo post, entrañable y contado maravillosamente bien.

Me ha gustado muchisimo, Abu.

Besos enormes...!

Paco Alonso dijo...

Muy interesante el post que nos acercas, tanta información del mundo de la impresión.
De raza le viene al galgo.
Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Cecy dijo...

Que lindo post abu.
Me maravilla toda esa creatividad a mano y pullmon diriamos.
Todo un arte.
Que lindo!

Besotes.

Quidquid dijo...

Hola Abuela Cyber:
Un cordial saludo,
Luis

Belkis dijo...

Muy interesante la información que aportas con este post. Un abrazo muy cariñoso y gracias

Soñadora dijo...

Que lindos recuerdos Abu! Y es increible como ciertos olores nos remontan a revivir momentos pasados.
besitos,

carlos de la parra dijo...

No quiero aparecer como negativo,pero me causó tristeza que Gutenberg no pudiése ser apoyado por un subsidio de gobierno,como debió haber sido; y que después de tanto esfuerzo fuese eliminado de la jugada por unos que aportaron dinero.Éstas situaciones deberían estar protegidas por leyes que eviten éstos despojos una vez que el negocio dá fruto.Muy hábiles se vieron éstos tipos en aprenderle la técnica para luego sacarlo del todo.Y éstas cosas se repiten.Por éso digo que a la ley aún le queda mucho por avanzar en cuanto a la protección del que tiene los sesos,pero no los fondos.